El futuro de los gimnasios en 10 años

Updated: Aug 11


Esta pandemia que empezó en el año 2020 ha ido cada vez más poniendo en tela de duda para muchos dueños de gimnasios y usuarios si los gimnasios tendrán futuro. Sale la vacuna, se logra inmunizar a la mayoría de la población pero aparece otra variante del virus, más contagioso e igual de peligroso y los gimnasios como en una Montaña Rusa aumentan clientes, pero, vienen cierres temporales orquestados por los gobiernos, restricciones de movilidad y aforos restringidos debido a las olas de contagios. Luego se vienen los servicios de Lifestreaming y servicios de entrenamiento a domicilio protagonizados por instructores que antes trabajaban en gimnasios que cerraron o recortaron planilla por bajos ingresos, atrayendo a muchos fieles clientes que por miedo a un contagio ya no quieren presentarse a un centro de Fitness.


Y de último están los clientes que por iniciativa propia buscaron a un "YouTuber" que sube videos con rutinas estándar para hacerlas en casa sin ninguna supervisión experta más que su propio sentido común y lo que ve en la pantalla de su televisor o dispositivo móvil. Este conjunto de situaciones son las que han causado baja fluencia en los gimnasio y una disminución del crecimiento constante que traía el sector Fitness para finales del 2019 en Latinoamérica. Y sin dejar de mencionar las campañas de miedo y caos que los mismos gobiernos en conjunto con los Medios realizan constantemente.


Muchos expertos vaticinan que el LifeStreaming vino para quedarse, las clases en vivo serán una constante en la vida Fitness, tendrán un crecimiento exponencial y que cada vez toma más potencia, pero, la realidad es otra. El porcentaje de personas que utilizan el lifestreaming en los gimnasios es bajo si lo que buscas es cobrar una "Membresía Online". No tiene sentido comprarle a un gimnasio servicios por internet para hacer ejercicios en mi casa si tengo miles de canales de YouTube que me dan eso o bien instructores que ofrecen ese servicio por un monto ínfimo comparado con lo que cobra un gimnasio. Durante los peores días de la pandemia se vivió, la gente entraba a las clases virtuales solo cuando era gratis, y con una cantidad regular de personas, no esperarías ver una pantalla con decenas de cámaras activas.



Ahora, tenemos a los servicios a domicilio, muy bien, es una buena iniciativa de parte de los profesionales del ejercicio que lamentablemente se quedaron sin trabajo. Un buen emprendimiento para salir a flote, básicamente es un entrenamiento personalizado sin salir de casa, y es excelente que todos busquen como sobrevivir en este caos generalizado que ha debilitado la economía.


No obstante hay que ser realistas, ¿Cuántas personas antes de pandemia que asistían a un gimnasio pagaban por entrenamiento personalizado constante? No tengo que decirlo, cada dueño de gimnasio sabrá su respuesta. Un servicio a domicilio suena muy bien, pero, si ponemos todo en la balanza solo 1 vez por semana que me visiten no me sirve en nada para mejorar mi salud o condición física, el mínimo para obtener algún beneficio de salud serían 3 veces por semana, es decir, 12 sesiones de entrenamiento personal a domicilio al mes, una persona que estaba acostumbrada a pagar entre $30 y $45 al mes para ir a entrenar todos los días si quiere difícilmente va a poder mantener un presupuesto de $20 usd (Precio promedio) por sesión a domicilio.


¿A donde quiero ir con esto? Muy simple, somos seres sociales, necesitamos socializar, ya todos probamos lo que es estar encerrado tantos días sin poder salir de casa y sentirnos como en una prisión, entrenando con lo que difícilmente se puede asemejar a un equipo completo de máquinas para gimnasio. No hay nada más aburrido que estar metido en la casa para hacer todo. Es cuestión de tiempo para que la gente vuelva a los gimnasios de nuevo, necesitan despejarse, huir del estrés del trabajo, la casa, y los problemas cotidianos.


Y por otro lado el montón de personas que por estar entrenando con un YouTuber que en muchas ocasiones no tiene ningún conocimiento anatómico o fisiológico se lesionan y son los que también tendrán que asistir a fisioterapia para sanarse. Y terminarán volviendo al gimnasio donde saben que está el personal altamente capacitado para brindarles una rutina de acuerdo a sus necesidades y condiciones morfológicas y patológicas.


¿Qué se necesita? Bueno esa es la pregunta más importante, se necesita tiempo, para que la población tome la confianza para asistir a un gimnasio sin miedo al contagio, ya sea que estén vacunados o bien que sigan al pie de la letra los protocolos establecidos por cada gimnasio para proteger a sus socios, y luego esperar a que los usuarios comprendan que el costo de pagar entrenamiento a domicilio por mes es más costoso que pagar una mensualidad y ni que decir de las personas que hacen ejercicio en su casa y los impulsa la necesidad de cambiar de ambiente, despejar su mente, socializar y volver a ser humanos.


¿Cómo será el futuro del Fitness en 10 años? Muy próspero, probablemente estos protocolos de salud, el COVID y sus variantes nos acompañarán por varios años más pero jamás podrán detener una industria que está al servicio de la salud de las personas, no solo física, sino también mental.


Ahora, ¿Qué tipo de gimnasios proliferarán en los próximos 10 años? Serán los LowCost, los gimnasios Boutique, las salas funcionales, o todos los anteriores desplazarán los gimnasios tradicionales. Este es un tema para otro de nuestro Blog. Mantente conectado con nosotros que pronto hablaremos ampliamente de este tema.


59 views0 comments

Recent Posts

See All